La política y los niños

¿Que pasaría si les diéramos a los niños la oportunidad de ser políticos y mejorar su colegio? Creo que el único modo de cambiar la calidad de la clase política es a través de la educación, y por eso, convertí los talleres de arte que imparto en un colegio (en horario lectivo) en talleres de "Políticos artistas".

Con la idea de que los políticos sirven para mejorar la vida de los ciudadanos, los alumnos de tres grupos de 4º de Primaria se plantearon cómo podían mejorar el colegio. Formaron partidos políticos, buscaron problemas y pensaron soluciones. Crearon el símbolo de su partido y las pancartas con sus reivindicaciones. Después trasmitimos a la dirección del cole las demandas y propuestas de todos, y debatimos sobre cómo llevar esas ideas a la práctica.

¿Cuáles fueron sus propuestas? ¡Lo tuvieron muy claro! No tardaron más de 10 minutos en ordenar sus ideas:

Wifi en la sala medusa (la sala de ordenadores); Arreglar la sala Medusa (porque saltan las palancas) y Tener más ordenadores (porque no hay para todos); Pintar las paredes de las clases y renovar mesas y sillas (porque están muy viejas); poner papel, jabón y papeleras en los baños; No más violencia y No más insultos; No pegar, No más peleas; Que haya más papeleras en todo el colegio; Que los niños no digan palabrotas; Subir el sueldo a los profesores (jajaja); Poner pizarras digitales; Arreglar los baños (están un podo estropeados); Tener más recreo y menos deberes; No correr en clase; No más robos de material en las clases (parece que desaparecen cositas).

¡Son ideas muy cabales! ¿No? Algunos grupos coincidían en sus propuestas y la primera reacción que tuvieron fue abuchear al partido que pensaba igual que ellos (qué cosas ¿eh? como la vida misma), así que estuvimos hablando de que no debían verse como enemigos, sino que era una suerte que pensaran igual, porque así podrían unir fuerzas para que su propuesta se cumpliera antes, lucharían juntos por un mismo objetivo y sería mejor para todos. Ante este argumento mío se les ponía cara de 33 (como la vida misma), aunque se quedaban dándole vueltas.

ABOGO POR EDUCAR A NIÑOS Y JÓVENES EN EL AUTÉNTICO SENTIDO DE LA POLÍTICA, LA BUENA POLÍTICA, LA QUE DE VERDAD LUCHA CON HONESTIDAD Y RESPONDABILIDAD POR MEJORAR LA VIDA DE LA GENTE, LA VIDA DE LA TOTALIDAD DE LA POBLACIÓN. Porque al menos desde un punto de vista teórico e idealista, la política es una profesión muy loable. Lo lamentable es que hoy por hoy, no sea más que un instrumento para ejercer el poder en aras de intereses particulares. Yo prefiero quedarme con la idea de que sin idealismos, sin utopías que perseguir, la vida no tendría mucho sentido, así que no pierdo la esperanza en que algún día, en algún siglo o milenio venidero, los seres humanos seremos capaces de formar buenos partidos políticos y buenos gobiernos.

Les dejo una de las pancartas y uno de los logos de partido político creados por los niños. 





No hay comentarios: