Hoy tengo ganas de que me cuenten un cuento, pero si miro a mi alrededor, no encuentro ningún voluntario. También me apetece disfrutar de las creaciones de los niños. Además, estos son días de planificar y organizar las sesiones mus-e® de este nuevo curso, y no puedo evitar echar la vista atrás, recordar, vagar a lo largo y ancho de mis archivos de fotos de arte infantil. Con este ánimo, recupero unas maquetas hechas junto a 5º y 6º de Primaria en el curso 2008/09.


En cada clase hicimos una maqueta que a su vez se componía de otras 4 más pequeñas. Entre los 25 niñ@s inventaron la historia que acompañaba a ese pequeño mundo, imaginado y construido por ellos.
Los atributos mágicos de cada uno de los pequeños objetos o seres que componen la maqueta, son de lo más curioso.




En un lejano lugar llamado "El Bosque perdido" había muchos animales, como una vaca que saltaba a la comba y daba leche amarilla. 
Las ardillas A, E y O allí donde escarbaban encontraban comida.
El perro negro bebe de la fuente mágica roja y recorre sin parar muchos kilómetros.
Hay dos árboles de los que salen duendes que limpian el bosque.
Hay una casa amarilla y verde llena de comida que nunca se acaba.
Hay otra casa, es de nata, y la gente se la puede comer.
La valla que rodea a la vaca es mágica, no deja que nadie robe ni le haga daño.
Hay un comedero que da la comida que le pidas. 
Una casa-robot que invita a todo el mundo a vivir en ella. 
Hay un tronco donde las ardillas A, E y O se esconden de los cazadores.
Hay un bebedero que concede deseos. 
Este bosque apareció de la nada y esconde muchos secretos.

Al lado está CHIVOLCANOLANDIA, un lugar de volcanes mágicos y extraordinarios.
Un volcán expulsa fruta por el día y dinero por la noche. El más grande escupe coches de marca y aquel que entra en su cueva se convierte en coche de Fórmula 1. Hay otro que escupe pizza. 
Hay 3 géiser: uno es el de la vida, el negro es de la muerte y el tercero es el de los deseos. 
Hay una cueva en la que si quieres entrar le das dinero al portero.
Junto a los volcanes hay un hotel en el que si entras no puedes salir. Hay dos guaguas, una vuela y la otra viaja en el tiempo para ver las erupciones volcánicas. Hay una tienda en la que si entras a comprar te chupan la sangre. Hay un camello que baila pero tienes que pagar 100€ para subirte. 
Allí vive el explorador más famoso del mundo, que tiene una cámara implantada en el brazo y descubre todo lo que se propone. 
La entrada a este lugar tiene música: la de Liza Simpsons.


Y muestro otra maqueta, creada por otro curso. Lograron una armonía en la composición y colocación de los diferentes elementos, y una unidad general, que merece ser destacada. Insisto en que es fruto del trabajo en equipo, un equipo de 25 niños.




LA ISLA ARRKETEXUMPI


   Esta es una isla diferente, una isla sin igual.
   Hace muchísimo tiempo existió una variedad de seres vivos extraordinarios y mágicos. Aquí las cosas extrañas eran habituales.
   Había muchos volcanes. Uno de ellos no erupcionaba lava, erupcionaba diamantes, esto hacía que la isla brillara y deslumbrara entre muchas. Otro unió la isla, que había estado separada por un terremoto. Uno era muy especial ¡y delicioso!, una vez al año expulsaba gelatina y los habitantes podían nadar en ella y hablar bajo ella. Había un volcán muy responsable, cuando la gente contaminaba, él erupcionaba para darles un escarmiento. Nuestro último volcán concedía deseos a las personas bondadosas.
   Los animales tampoco se quedaban atrás, por ejemplo, una especie única de cerdo se convertía en humano a medianoche y duraba cuatro horas su encantamiento. De las serpientes que tenía, una de ellas al enfadarse, se convertía en una serpiente negra. Un cocodrilo heavy se comía a los náufragos. Tenemos dos especies de huevos: uno de ellos contiene comida, otro contiene un pequeño dragón.
   Tenemos distintos fósiles, uno de ello, fue escrito hace quinientos mil años. Otro, hecho para que la bruja exclusivamente, pudiera rezar.
   Los náufragos recibían buena hospitalidad. Cada mes mandaban de la ciudad una caja con ropa, comida... También tenían hoteles y apartamentos.
   Algunos animales que no tenían casa podían dormir en una cama especial para ellos, aquella cama daba calor en invierno y frío en verano.
   Había unos cuantos árboles. Uno de ellos daba suerte a la isla y otro hablaba y daba consejos a la gente confundida.
   En la isla atracados en el puerto procedentes de Venecia, había dos barcos.
   Hay un guardián gigante que conoce la isla, y si tienes alguna duda, le puedes preguntar. 


   FIN



No hay comentarios: